País

El norte de Sudán es un país independiente desde julio de 2011, tiene una situación política estable y está seguro para viajar, especialmente entre Jartum y la frontera egipcia donde se llevan a cabo nuestras operaciones. La gente de Sudán es extremadamente amable y acogedora.
El norte de Sudán es un destino original, misterioso y único, aún desconocido; es el área donde se reúnen la cultura africana y árabe. Su historia está estrechamente ligada al antiguo Egipto, el río Nilo atraviesa el desierto del Sahara, y a lo largo de su valle es el escenario de sitios arqueológicos muy interesantes de civilizaciones egipcias y merodianas, la mayoría de los cuales es Patrimonio de la Humanidad.

¡Hay más pirámides en Sudán que en Egipto!

Incluso después de la separación con el Sur, el norte de Sudán sigue siendo un país muy grande y diversificado. El asombroso paisaje de los tres desiertos, asociado con la belleza de las Cataratas del Nilo, los pueblos nubios ocultos y la gente acogedora hacen de este lugar un destino innovador e inesperado.

Historia de los sitios arqueológicos de Sudán

La magnificencia de las ruinas arqueológicas y las pirámides atestiguan la calidad y la importancia de la civilización egipcia en el Valle del Nilo.
La fase histórica más importante comenzó cuando los faraones egipcios conquistaron todo el territorio nubio y construyeron templos que desempeñaron un papel importante en la cultura local. Después de un período de silencio, tenemos información sobre el nacimiento de un nuevo reino llamado Kushitico con Napata como su capital (Karima de hoy). El período dorado de Nubia comenzó en 725 AC cuando el rey Nubiano Piankhi conquistó Egipto y el delta del Nilo. Durante este período, el hábito de construir templos y pirámides como monumentos mortuorios había comenzado en Nubia, mientras que había sido abandonado durante varios siglos en Egipto. Las pirámides de Nubia no tienen en ellas su propia tumba, que se excava bajo la pirámide, y se conecta al exterior con un túnel inclinado. Una capilla votiva se encuentra en frente de la pirámide, pero desde allí no hay acceso a la pirámide o la cámara de entierro. Meroe ha sido el centro más importante de Sudán y probablemente de todo el continente durante muchos siglos. Hacia el siglo IV dC la ciudad experimentó una fase de declinación cuando el rey cristiano de Axum, Ezana, invadió Meroe, y con esto el gran imperio de la dinastía Kushitica terminó.

Los Sudaneses

El pueblo sudanés puede ser dividido en diferentes grupos o tribus. Cada uno de estos pueblos tiene una identidad y tradiciones únicas. Durante una visita a Sudán es fácil notar que hay grandes diferencias en las características de las personas de diferentes áreas de este vasto país.
Los grupos étnicos en Sudán son: árabes por el 70%, otros son grupos árabes de Nubianos, Coptos y Bejas. Sudán tiene 597 tribus que hablan más de 400 idiomas y dialectos diferentes. Los árabes sudaneses son el grupo étnico más grande de Sudán, casi enteramente musulmán; mientras que la mayoría habla árabe sudanés, algunas otras tribus hablan varios dialectos árabes. Los árabes de Sudán del Norte y Europa son principalmente inmigrantes de la Península Arábiga y algunas de las personas indígenas existentes de Sudán, en especial los pueblos nubios comparten una historia común con Egipto. Además, algunas tribus árabes preislámicas existían en Sudán desde migraciones anteriores a la región árabe occidental. La gran mayoría de las tribus árabes en Sudán emigraron a Sudán en los siglos XII y XIII, interactuando con las poblaciones africanas indígenas e introduciendo el Islam.
Al igual que gran parte del resto del mundo árabe, el proceso de arabización progresiva como resultado de estas migraciones árabes después del siglo XII, ha llevado al predominio de la lengua árabe y los aspectos de la cultura árabe, haciendo que la mayoría de Sudán hoy tiene una etnia àrabe.
Sudán se compone de muchas otras tribus árabes como Shaigya, Ja’alin, Shukria, beduinos, Arakieen y muchos otros.